¿Cómo hacemos para decir que miles de jóvenes participaron de Córdoba 2007?... Y que vinieron de distintas partes del país y de toda Latinoamérica... ¿De qué forma contamos que el Orfeo albergó a cientos de jóvenes prevenientes de distintas ciudades del planeta dispuestos a dar “Un grito de guerra por esta generación”?
El jueves 5 se vistió de lluvia para dar la bienvenida, pero no por eso se perdió algo de entusiasmo o fervor para la fiesta de apertura, de la que participaron las delegaciones que portaban banderas, carteles y remeras de cada lugar…
A cada paso que daban los participantes se palpitaba los indicios que en Córdoba se estaba por vivir jornadas de desafío.

 
 
 
 
Cuando las puertas se abrieron, y la gente se acomodó en sus butacas, ya con el escenario a oscuras y tras una cuenta regresiva, se dio paso a una representación teatral y multimedia. Los flash de miles de cámaras se apoderaron de la escena. Mientras los actores y bailarines entraban en escena, las luces de miles de flashes invadían todo el escenario del Orfeo Superdomo.
Las pantallas gigantes contaban una historia de desafío para la juventud, y desafío… que desde ese primer momento del Congreso, todos asumieron como propio ese llamado.
Seguido esta presentación, el Pastor Sergio Belart dio la bienvenida a la juventud presente que desde temprano sabía lo que se avecinaba. Palabras de bienvenida, aplausos y un reencuentro postergado desde un año atrás… La música llegó de la mano del grupo Majestad, que con mucho ritmo llevó a todo el estadio a un tiempo maravilloso de celebración y tras los saludos, vino la palabra de Dios de la mano del evangelista Carlos Annacondia. •
 
 
 

2007 -
Ministerio Cita con la Vida. CORDOBA, ARGENTINA.