Volumen

FUNKY Y UN TESTIMONIO PODEROSO: “ESPERA EL TIEMPO DE DIOS”

Para cerrar el primer bloque del sábado, el reconocido cantante relató su historia de vida y cómo Jesús marcó un antes y después en él.

El reconocido cantante puertorriqueño relató su historia de vida y el comienzo de su ministerio. Un estadio atento escuchó las palabras de Funky, en donde muchos de los presentes se identificaron con su testimonio. “En mi infancia, cuando fui a vivir un tiempo a Estados Unidos con mi padre biológico, conocí y me enamoré de la música urbana”, comenzó relatando lo que sería una serie de anécdotas que bendijeron en sobremanera a la multitud. Continuó: “Volví a Puerto Rico y escuché unas canciones de Vico C, fue en ese momento en que se convirtió en una persona de gran influencia. Con diecisiete años comencé a escribir gracias a él. Fue a esa edad en que también me convertí en padre”, contó.

Abundando en detalles, Funky describió cómo fue su especial encuentro con Jesús: luego de asistir a un concierto de su gran ídolo y conocerlo en la ciudad de Orlando, fue el mismo Vico C el que empezó a hablarle de la Palabra y terminó invitándolo a la iglesia. “Cuando recibí esa invitación estaba atravesando una verdadera crisis en mi matrimonio”, recalcó, añadiendo que así mismo aceptó la invitación y fue el día en que le entregó su corazón a Jesucristo. “El que era el ‘más grande de todos’ para mí, terminó presentándome al que es verdaderamente el más grande”,relató entre los aplausos de la multitud emocionada.

Fui allí donde comenzó la aventura de la vida cristiana que, aun pasando por duras pruebas y circunstancias adversas, el Señor le permitió llevar a cabo maravillosos proyectos. Fue en ese tiempo que nace el CD “Aquel que había muerto”, junto a Vico C y, años después, su primer trabajo discográfico titulado “Funkytown”. “Ahí comenzaron los mejores años de mi vida: sirviendo al Señor”, recalcó y continuó: “Así entendí que Dios tiene todo planificado y cuando Él te llama, las puertas se van a abrir, no las vas a tener que empujar”.

Ya por concluir, utilizó de ejemplo a Jesús, quien supo del propósito que cargaba desde pequeño y sin embargo tuvo que esperar el tiempo correcto para cumplirlo. “Cuando queremos saltar los procesos, saltamos al fracaso”, remarcó con la intención de que esa palabra quedara guardada en el corazón de cada adolescente. Antes de finalizar con una oración en favor de los adolescentes, proclamó: “Espera el tiempo de Dios. Tu talento te puede llevar a algún lado, pero el carácter es el que te mantiene firme. Recuerda que cuando Él lo hace, lo hace perfecto”.

#Libres16 #CongresoDeAdolescentes