¡GRAN FIESTA DE LA PRIMAVERA Y EL ESTUDIANTE!

Se realizó en el estadio Orfeo Superdomo con un marco multitudinario de adolescentes y jóvenes. Además de disfrutar de las canciones de Redimi2, Thalles Roberto y Rescate, los asistentes se llevaron una palabra de Dios en el corazón.

Puntual, la celebración del día de la primavera y el estudiante comenzó a las 18h. “Aliento del Cielo”, uno de los grupos de alabanza de la iglesia, abrió la tarde cantando junto a los presentes. Minutos antes, el grupo coreográfico “Nexo” hizo una presentación titulada “Conectados”, en la que interactuaron con teléfonos celulares. 

 

Momentos después, el rapero dominicano Redimi2 hizo una entrada cargada de energía cantando “Ruge”. “Yo soy parte de una generación que no tiene miedo y prefiero estar bien con Dios a estar bien con los hombres”, declaró con fuerza y mientras todos alzaron sus puños, interpretó la canción “Ofensivo y escandaloso”. Agregó que “no estamos aquí para salvar nuestra reputación, sino para salvar nuestra generación”. A continuación, mientras se respiraba un clima festivo, hizo hincapié en una canción especial: “Bonita”. Antes de cantarla, se dirigió a las señoritas presentes y le dijo: “no vendas tus principios por un ‘like’, no te conviertas en lo que tú no eres por un ‘me gusta’ en la foto”. Minutos más tarde, se vivió un momento muy esperado: Redimi2 invitó a Ulises Eyherabide, cantante de la banda Rescate, para interpretar “Tus pasos”. Entre aplausos y saltos, los participantes acompañaron al cantante a entonar las últimas canciones de su presentación, “Libertad” y “Gol”.  


La fiesta juvenil continuó con la presentación del corto “Inadaptados”, proyecto que forma parte del “Festival de Cortometrajes Imparables” de la iglesia anfitriona. Momentos antes se había presentado al público el corto “Superhéroe”. Ambas producciones inspiraron a los asistentes a no dejarse caer ante las presiones del mundo y las luchas del día a día.

  

A estas alturas, en el estadio se respiraba alegría y entusiasmo. En medio de esta atmósfera y con un grito de alegría, el cantante Thalles Roberto se centró en el escenario. Acompañado solo por su guitarra comenzó cantando “Lleno del Espíritu Santo”, canción que corearon las voces al unísono. “Hazme vivir”, “Fuerza” y “Dios de mi vida” se sucedieron una tras otra, acompañadas de palmas. A continuación, y en un especial momento de adoración al Padre, declaró: “Las cosas del mundo no van a robar la presencia de Dios en este tiempo”. Manos alzadas, ojos cerrados y corazones agradecidos fueron los que llenaron el lugar presidido por el Espíritu Santo.


Infaltable. La Palabra de Dios que acompañó a cada presentación también tuvo un momento especial en la fiesta. Fue Itiel Arroyo, pastor oriundo de España, quien acercó el mensaje de salvación a cientos de participantes que se encontraron por primera vez con Jesús. “¿Cuánto vale una vida?”, comenzó preguntando. Ejemplificó el mensaje con una de las últimas canciones de Chester Bennington, cantante de la banda Linkin Park, quien recientemente se quitó la vida. La canción reza: “¿A quién le importa si se apaga una luz más en un cielo de un millón de estrellas?”. A esto, el pastor argumentó que “hay alguien a quien sí le importa una luz menos, a Jesucristo”. Explicó que el Maestro vino a este mundo para salvar lo que se había perdido y que una sola oveja perdida es importante para él, aunque sea estadísticamente absurdo dejar a las otras 99. Agregó también que aunque multitudes seguían a Jesús, él no vio números, sino que siempre habló de personas y destacó: “Mientras nosotros calculamos estadística, Jesús susurra nombres”. Repasando varios ejemplos de la Biblia, como la historia de Zaqueo, el pastor señaló que “él es capaz de ver el valor de uno” y recalcó a cada participante: “Tú vales cada gota de la sangre de Jesús”. 

 

Para terminar la “Fiesta de la Primavera y el Estudiante”, la banda de rock argentina Rescate hizo un recorrido por su discografía. Para comenzar, interpretaron “Llena de sol” y “Mi canción”, clásicos de la agrupación que hicieron saltar a todo un estadio. Como en cada presentación, la banda unió en un solo canto a diferentes generaciones que continuaron cantando “Nada” y “El veneno”, esta última parte de su más reciente producción discográfica. Un momento especial del concierto fue mientras tocaron la canción “Yo no abandono”, dedicada a los países de México y Puerto Rico. Fue cuando las luces de miles de celulares se encendieron a modo de estrellas en la oscuridad del recinto. Una oración acompañó el momento, que estuvo seguido de la canción “Indudablemente”. Para finalizar, los miles que estaban presentes cantaron, saltaron y gritaron “¡Quiero más!”, “Quitamnacha” y “Soy José”. 


De esta manera se disfrutó una primavera diferente, una primavera que reflejó a Jesús a cada momento y abrió las puertas hacia una vida para cientos de jóvenes, quienes decidieron reconocerlo como salvador. 

“Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes.
Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos,
así el Padre les dará todo lo que pidan
en mi nombre.”

Juan 15:16