NUESTRA IDENTIDAD ES SER IMPARABLES

La última conferencia de la mañana fue de la mano del pastor Chris Mendez, en la que reveló a miles de adolescentes cuál es su identidad en Dios y que en Cristo todo sucede para bendecirnos.

Inició la conferencia dando gracias por poder venir por primera vez a predicar a Córdoba y tras interactuar brevemente con el público, oró pidiendo que Dios nos dé oídos y ojos para escuchar y recibir una enseñanza de bendición. Introdujo su mensaje presentando a su familia y relató la historia de cómo ellos llegaron a la Argentina, tras mudarse de Sidney, Australia.

"En Él vas a conocer quien sos", dijo y añadió el pastor que "todo sucede cuando vivimos en Cristo", dando a entender así que somos creación de Dios para buenas obras."Lo que define quienes somos, es el hecho de que somos creados en Cristo", y por medio de Él se nos revela nuestra identidad en el Señor. "Dios no se equivocó", enfatizó el pastor, enseñando que Dios nos hizo perfectos y completos para alcanzar sus promesas.

Continuó la predica citando el libro de Efesios (capítulo 2:10). Luego, afirmó que "somos hechura de  Dios" y enseñó que al recibir una palabra de Dios, el enemigo se levanta a susurrar palabras de duda,cuestionamiento y desánimo, ya que esa es la única estrategia que tiene para desviarnos de nuestro propósito. Continuó luego la enseñanza y preguntó a los adolescentes presentes: "¿Qué es lo que te define?". A raíz de esto,enseñó que nuestro valor está en Cristo y que por medio de Él tenemos acceso a alcanzar sueños y promesas.

Ya avanzada la plenaria, el pastor cuestionó sobre lo que se dice popularmente de la Argentina, que las décadas de los 80' y 90' fueron lo mejor del país, y dijo:"Esta generación es lo mejor de la Argentina de hoy", y agregó que"Dios preparó para hoy y mañana nuestros mejores días".

Cuando finalizó el mensaje, declaró que "Dios busca personas dispuestas a clamarle a Él", y agregó profeticamente: "Se están despertando en esta iglesia nuevas generaciones creativas, como el mundo no a visto antes", palabras que miles de adolescentes recibieron con euforia y alegría. "Yo se quien Él dice que soy, soy un hijo de Dios", -declaró y añadió- "en Él somos imparables". Para despedir la jornada oró y dio gracias a Dios por su sello divino -el Espíritu Santo- ya que por medio de Él somos imparables.

“Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes.
Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos,
así el Padre les dará todo lo que pidan
en mi nombre.”

Juan 15:16