CIERRE IMPARABLE CON REDIMI2

El cantante dominicano, que acompañó a los adolescentes durante todo el evento, se presentó en el cierre e hizo un recorrido por su repertorio musical. Palmas entusiastas, rostros iluminados, saltos y sonrisas amplias se adueñaron del lugar.

Con la energía que lo caracteriza, el rapero ingresó al centro del escenario luego de un video introductorio. La canción elegida para comenzar fue “Ofensivo y escandaloso”, perteneciente a su última producción discográfica titulada “Pura sal”. Del mismo CD, interpretó “Canción de libertad”  y dos canciones con la participación especial de su esposa, Daliza Cont: “Palabras” y “Te amo”.

A continuación -y con todos los puños en alto- declaró que “lo grandioso de nuestro Dios es que escoge a los menos capacitados para avergonzar a los sabios”. Además, afirmó con fuerza: “Yo no estoy buscando likes, ya me los dieron hace 2000 años en el calvario”. Esto fue el preámbulo que usó para cantar “Yo soy así” y “Ruge”.

Momentos después, se creó una atmósfera de adoración en la que el cantante oró por “una rendición total en el espíritu” y señaló: “No levantamos las manos porque el vecino lo hace, sino porque tenemos razones suficientes para hacerlo”. En ese momento, el estadio fue testigo de miles de manos elevadas al cielo y de voces que entonaron “Aleluya”. A continuación, el grupo guatemalteco Miel San Marcos se presentó para interpretar -junto a Redimi2- la canción “Abre los cielos”. Un momento esperado por todos. “El nombre de Jesús” fue la canción que cerró el emotivo tiempo de adoración y fue acompañada de palabras igualmente especiales: “Joven, Jesús te ama y es el quien te está llamando”.

“Me canse de esconder algo que todo el mundo tiene que ver”, declaró el cantante, haciendo referencia a su testimonio de vida. Seguido, interpretó “Viviré”, canción que a dúo canta con Evan Craft. A la voz de “nunca se avergüencen del evangelio”, el rapero se despidió de los miles de adolescentes que corearon la última canción: “Gol” y agitaron una multitud de luces LED que formó un paisaje inolvidable para cada uno.

“Cristo de mi vida, vos sos la alegría de mi corazón”, gritaron a todo pulmón los más jóvenes en el estadio. Con un saludo de parte del pastor Sergio Belart, todos los participantes salieron alegres delas instalaciones, con el anhelo de participar en la próxima edición.

 

“Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes.
Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos,
así el Padre les dará todo lo que pidan
en mi nombre.”

Juan 15:16