A cargo de las dos primeras conferencias de Córdoba 2010, el pastor y salmista mexicano Marco Barrientos ministró una poderosa palabra, que fue alternando con momentos de cánticos espirituales, cuyo mensaje central fue la necesaria alineación de nuestros pensamientos a los pensamientos magníficos de Dios. En la primera conferencia Marco Barrientos habló de cuatro puntos para ser un verdadero protagonista: adoración agradecida, la oración expectante, las relaciones provechosas y la formación paciente. La segunda conferencia llevó como título “La batalla por tu mente” y consistió en un despliegue de ideas y verdades bíblicas tendientes a mostrar el conflicto espiritual que existe entre el sistema actual y el reino de Dios; además de enfatizar fuertemente acerca de la necesidad de una lucha constante en la mente entre nuestros pensamientos y los argumentos y fortalezas de maldad levantado
s en este siglo.
 

El evangelista Carlos Annacondia trajo un mensaje sencillo pero lleno de unción, que condujo a los participantes a un tiempo de toma de decisiones y renovación de compromiso ante Dios. Instó al arrepentimiento, al regreso de los caminos perversos y al retorno al círculo de protección de nuestro Padre amoroso.
 

La predicación del apóstol y pastor Carlos Belart conmovió a la audiencia. Su mensaje alentó a seguir adelante, afirmando que todo es cuestión de tiempo, que en su momento Dios hará maravillas y cumplirá las promesas que ha prometido. Aseguró que cual saetas, “cuanto más presión sintamos más lejos llegaremos”.
 

El pastor y maestro Juan Vereecken, una vez más llegó al corazón de cada uno de los jóvenes presentes. A través de su buen humor y el relato apasionante de sus propias vivencias, desarrolló los tres puntos claves de “La vida del protagonista”: Los protagonistas aman la vida y esperan que cosas buenas les sucedan; viven esforzándose por una causa; y el último, viven apasionados por Dios. Luego, Vereecken se refirió al “Principio del camino”, el cual establece: “el camino en el que andas te llevará a un destino determinado”. Además, resaltó la diferencia entre intención y camino.

 

El pastor de la casa, Sergio Belart, se hizo presente en la séptima conferencia del Congreso. El mensaje se tituló “Se busca un muchacho”, afirmada en el pasaje del libro de Juan 6:6. Conquistó el corazón de la multitud con palabras francas y sencillas pero claves, alentando al auditorio joven a cambiar el destino de esta generación, reconociendo que Dios ha puesto grandes semillas en nosotros y está dispuesto a respaldarnos para llevar mucho fruto. Instó a los jóvenes a salir del anonimato ya que lo “poco” que creemos que hay en nosotros, en las manos del Señor, es mucho.

 

Cada vez que pisó la plataforma, el joven y dinámico pastor mexicano Abraham Pérez, expuso la Palabra de una manera apasionada. En su primera intervención, habló sobre el mensaje de las tres cuevas: la cueva del miedo, o cueva de Elías; la cueva de la resignación o de Lot; y la cueva de la esperanza, es decir, la de David, la cueva de Adulam. En la siguiente ocasión, afirmó que una buena predisposición y ánimo son fundamentales para abrir puertas cerradas y generar nuevas oportunidades. El domingo, en la clausura de Córdoba 2010, el pastor presentó un poderoso mensaje denominado “Simplemente inquebrantable” donde entre otras cosas dijo que tomados de la mano del Señor es posible ser más poderosos que todo lo que se levante en nuestra contra.
 
2010 - Ministerio Cita con la Vida. CORDOBA - ARGENTINA