La intensa lluvia fue testigo.

Una vez más, el arduo trabajo de miles de personas hicieron posible que cada engranaje se moviera, produciendo un evento que marcó la vida de miles de personas: el Congreso Internacional de Jóvenes “Córdoba 2010”.
Alguien por allí dijo que para ser un protagonista también es necesario ser un servidor. Y así es que miles trabajaron con esfuerzo, con denuedo y con toda la expectativa para recibir a cada participante que se hizo cita desde los lugares más lejanos. Un ejército de ujieres, gente de seguridad, músicos, cantantes, técnicos en sonido y en producción audiovisual, gente de protocolo; todas personas que estuvieron dispuestas a dar lo mejor de sí, sin importar nada más que eso.
Porque es imposible llevar adelante grandes empresas sin trabajo, cada persona puso sus manos sobre el arado, para luego cosechar la enorme bendición tan esperada: CORDOBA 2010.
 
2010 - Ministerio Cita con la Vida. CORDOBA - ARGENTINA