En el set de filmación el barullo es casi estridente.
La cámara está lista para rodar. Las luces están encendidas. El microfonista apunta. Los actores de reparto esperan. Los técnicos van de acá para allá, ultimando detalles. 
El director se hace presente y todos hacen silencio. Esperan las órdenes. Ahora el silencio es ensordecedor. 
De pronto, el director hace un ademán, en señal de fastidio. 
Algo pasa.
No está presente el protagonista.
Ahora todos se dan cuenta de su ausencia.
Cual set de filmación sin su actor protagonista, el mundo así lo busca.
Los ojos están puestos en muchos falsos referentes, carentes de principios y valores; en personas sin un real protagonismo. 
Las luces apenas si muestran las sombras de los que callan. Las voces están apagadas.
Por eso Jesús, director por excelencia, espera que tú tomes el rol de protagonista. Espera ansioso que, de la mano de nuestro Dios, le señales al mundo el camino, lo lleves a un destino de grandeza y de bendición.
Hoy, Jesucristo te llama, te desafía y te inspira a un nuevo tiempo. Te convoca y te da el papel protagónico, para que transformes tu entorno: tu familia, tu trabajo, tu facultad, tu iglesia, toda tu vida.
Anímate a tomar el rol de protagonista en este tiempo de profundos cambios, de fe, de compromiso, de nuevos desafíos.
Prepárate. 
Estate listo para el grito de “¡acción!”.
Para que cuando te llamen por tu nombre puedas gritar: ¡Ahora yo soy protagonista!

2010 - Ministerio Cita con la Vida. CORDOBA - ARGENTINA