TARDE NOCHE DE ADORACION Y ROCK

La música -instrumento de Dios- fue el puente que conectó a los jóvenes con el corazón del Padre.

Profundas ovaciones de adoración y grandes saltos de júbilo se unieron para honrar el nombre de Jesús. Luego de vivir una jornada de impartición por parte de Dios, de sentir el fuego del Espíritu Santo en cada adoración y alabanza, la noche del sábado culminó con dos conciertos de tremenda bendición para los asistentes. La primera parte fue protagonizada por el salmista Julio Melgar; la segunda por el conjunto argentino Rescate.

NADAR EN EL ESPÍRITU SANTO

El salmista y pastor Julio Melgar nos llevó a un tiempo de adoración al Señor, donde exaltamos Su presencia. El adorador es oriundo de Guatemala y pertenece al equipo de pastores fundadores de ministerio "Intimidad con Dios", además cuenta con cuatro producciones discográficas.

Al comenzar la adoración, el ministro Melgar compartió que "el Señor va a quitar lo que por un tiempo no te dejó mirar", en referencia a quien estuvo cegado, y vivirá un nuevo tiempo para ver. "La palabra de Dios corta más que arma de doble filo", agregó profetizando que es un tiempo de dar frutos como nunca se vio antes.

Durante más de una hora, compartió canciones como "Creo en ti", "Cielo y tierra", "No hay lugar más alto"y "Estas aquí". Los temas fueron interpretados con pequeños intervalos para declarar a la juventud la palabra Rhema de Dios. Profundizó su mensaje y dejó en claro que "Dios hace cosas para llamar nuestra atención, Él sabe cómo". El clima de adoración fue de ferviente afirmación de nuestro amor por Cristo.


INDUDABLEMENTE RESCATADOS

Luego de un intervalo, comenzó el rock junto al conjunto argentino "Rescate". Juegos de luces, flashes y una electrficante melodía acompañaron al conjunto, creando el ambiente ideal para que miles de jóvenes se sumaran a la más grande de las fiestas del fin de semana cordobés en la presencia de Dios.

La juventud acompañó cantando a viva voz canciones que llenaron la vida de cada asistente de gozo y conciencia del amor de Dios. El cantante Ulises Eyherabide arrancó el espectáculo cantando "Y además" y siguió con "Buscando lío", haciendo estallar al estadio con su ritmo característico, que abarca gospel, ska, reggae, hard rock y rock pop.  

"Las palabras si no tienen vida, son solo palabras", declaró el cantante, haciendo referencia a que es necesario arraigar las declaraciones que recibimos de los pastores y ministros de Dios, para que nuestra vida sea transformada. Prosiguió el concierto interpretando los icónicos temas: "Porque estás aquí", "Tiene razón", "Vean", "El veneno", "Seguirte solo a ti Señor", "Yo no abandono" y "Jesustone".

Un momento especial del recital fue a la hora de interpretar "Indudablemente". A modo de introducción, el cantante de la banda oriunda de San Nicolás declaró emocionado que "muchas veces Dios nos llama a ser imparables cuando estamos decididos a parar".

El concierto culminó con las canciones: "La monada", "Quita mancha", "Soy José" y "Bartimeo". La banda ha abierto camino con sus canciones, uniendo así generaciones y esta vez no fue excepción. Luego de un año de silencio, y con una bendecida trayectoria desde 1987, el grupo cristiano hizo vibrar de manera especial a los miles de jóvenes presentes y a otros miles conectados a través de las redes y canales digitales en más de 29 países.


#Córdoba2017 #Imparables




"porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo.
ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.”
1 juan 5:4