Día de resurrección

La mañana del domingo dio comienzo con el grupo “Shekinah” de la iglesia local y luego una palabra del pastor Carlos Belart.

En el cuarto día del Congreso Internacional de Jóvenes el pastor Carlos comenzó diciendo: “Nadie se presenta a Dios con las manos vacías, no debes regresar a tu iglesia con las manos vacías”. Para continuar leyó 1 Samuel 9:20-25 y explicó que “para ser de verdadera influencia no podemos funcionar solos en nuestro ministerio”.  “La palabra influencia significa, alguien que tiene argumentos para cambiar cosas vigentes” señaló el pastor Carlos Belart. 

Para continuar lanzó una palabra profética sobre los miles de jóvenes presentes: “Hoy estas sentado anónimamente, pero hay un lugar de autoridad para tu vida que está reservado”. “Jesús dijo por su fruto los conoceréis y un fruto no nace de un día para el otro sino que lleva un proceso, y ese proceso es la trayectoria” explicó. Luego continuó leyendo Hechos 26:28, a partir de esto remarcó que “la palabra influencia significa persuasión”. “Necesitamos gente militantes, gente de influencia, pero sobre todo, llenos del Espíritu Santo, cuando somos influentes cambiamos argumentos que no pueden ser rebatidos”, declaró.

Para finalizar concluyó su mensaje citando Génesis 49:8-10 y señalo que: “La familia y la iglesia son indestructibles”. “No hay mayor argumento que el de Cristo. ¡Él vive y dejó la tumba vacía!”, expresó el pastor Carlos Belart, y miles de jóvenes presentes gritaron a una sola voz: ¡Cristo vive y ha resucitado!

“Si regresas a mí te restauraré para que puedas continuar sirviéndome.
Tienes que influir en ellos; ¡no dejes que ellos influyan en ti!”.
JEREMÍAS 15:19 NTV