Rabito deslumbró con un gran concierto y un profundo mensaje en el Congreso de la Familia

El cantante argentino participó en la segunda noche del evento y no solo cantó sus excelentes temas sino que también llevó a la familia a un tiempo de reflexión en la presencia de nuestro Dios.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Juan Carlos Fernández, más conocido como “Rabito”, cumplió el anhelo de miles de personas que escuchan sus canciones constantemente y las piden a diario en Radio Amistad: tenerlo presente, escucharlo cantar en vivo en la iglesia Cita con la Vida y ser ministrados con sus profundas letras. Lo que también sorprendió fue escucharlo predicar.

El concierto comenzó con “En la eternidad”, una canción clásica que habla del amor de Dios y de la vida eterna.

“Estoy agradecido por estar en este Congreso de la Familia”, afirmó el argentino radicado en Estados Unidos desde hace años.

“Dame, dame, dame, dame todo lo que tú quieras…”, cantó después.  “A veces cuando te hablo en silencio, alcanzo a oír tu voz cerca mío…”, siguió mientras repasaba los temas más conocidos de sus producciones.

Durante la ministración, el auditorio colmado y las más de 3200 personas cantaron a coro la mayoría de las canciones presentadas.

En medio de cada tema, el cantautor dejó una enseñanza de la palabra de Dios y temas como “Sinceridad”, “Escuché la voz”, “Que te quiero”, “La distancia”, entre otros, llenaron más de una hora y media de un concierto inolvidable.

De su último material, editado en el 2011 y titulado “Música nueva en el barrio”, eligió la canción “Enamórame”.

La palabra

“Si tu casa está fundada sobre la roca, vas a ver que la palabra de Dios no falla”, predicó refiriéndose al propósito de nuestras vidas: “Aferrarnos a Dios porque Él es quien tiene que manejar tu vida y liderar tu casa para ver la gloria de Dios hasta el día que te llame”.

La reflexión terminó con “Yo soy Jesús”, una canción preciosa en la que Dios afirma: “He venido a dar vida, he venido a dar luz y hoy puedo llenar tu alma de alegría, porque yo soy Jesús”.

Con un gran altar de compromiso en el que cientos pasaron a recibir a Jesús en su corazón y otros tantos lo hicieron para reconciliarse con nuestro Dios terminó el concierto de Rabito en la tercera edición del Congreso de la Familia.

Compartir esta nota: