CONFERENCIA 5: “LUCHANDO POR LA INTEGRIDAD”

Durante la tarde del sábado, la palabra de Dios continuó llenando los corazones de los hombres presentes. En esta oportunidad, el pastor Gerardo Ferace compartió un mensaje basado en el libro de Job. “Integridad no tiene que ver con las cosas periféricas de la vida; tiene que ver con conciencia, corazón y carácter”, declaró en una prédica desafiante.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Comenzó explicando que Job fue un hombre íntegro para el Señor y mencionó: “Mi desafío en esta tarde es pelear por la integridad”. Siendo este el eje del mensaje, desarrolló tres puntos basados en el carácter de este hombre, cuya historia “no es solo una historia de dolor, sino una historia de integridad”. “Es difícil ser íntegro cuando no tienes nada que perder”, señaló, lo que justificó diciendo que Job ya no tenía nada, lo había perdido todo y lo único que conservó fue su integridad. Ni siquiera su mujer ni amigos lo entendieron cuando decidió conservar dicha postura.

 

A continuación, desarrolló el concepto de la palabra “integridad”. Se trata de un sinónimo de “entero”, algo que está todo unido e integrado. “Lo que yo pienso, digo y hago, está todo unido”, mencionó y a raíz de esto referenció tres aspectos que van en conjunto con la virtud de la integridad. En primer lugar “es una cuestión de conciencia”. Desde que nacemos, llevamos dentro nuestro un límite puesto por Dios; como en el huerto del Edén, el límite está adentro y no en el exterior; una especie de ciencia del bien y del mal. “No puede haber integridad si nuestra conciencia está adormecida”, recalcó.

 

Explicó además que el rey David pecó, no porque dejó de amar a Dios, sino porque se olvidó de Dios. De igual manera nos pasa a nosotros. El plan de Satanás no está dirigido a que odiemos a Dios, él quiere que lo olvidemos. Fue por esto que hizo hincapié en incrementar nuestra relación con Dios y proclamó: “Somos lo que nadie ve, lo que se origina en nuestra propia conciencia”.

 

En segundo lugar, relacionó la palabra “integridad” con “una cuestión de compromiso”. En la Palabra encontramos que Job dice: “Hice pacto con mis ojos”. El pastor explicó que hacer pacto tiene que ver con cortar ciertas cosas. Es decir, el hombre tiene que ver con los ojos a través de la conciencia.

 

Una de las razones de la apatía en los varones, es la lucha que se genera en la conciencia. Además, el pastor agregó que; “de la fuente de nuestro corazón nace el pecado”, para él esto quiere decir que, si perdemos la lucha interna, perdemos la externa porque “la integridad no es una lucha hacia afuera, es una lucha hacia adentro”.

 

En tercer lugar, la integridad es “una cuestión de conducta”, dijo el pastor Ferace. Tiene que ver con las palabras. Por ejemplo: “La mentira es un acto de lealtad a Satanás, porque él es el padre de la mentira”. Y agregó: “3 veces habló: en génesis (a la mujer en contra de Dios), en Job (A Dios en contra del hombre), en Mateo (al hijo contra el Padre).”

 

El pastor remarcó que integridad se resume, entonces, en lo que Jesús dijo: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”

 

Sintetizó su mensaje enseñando que esta misión empieza por un hombre, sigue por la casa, para así llegar a las ciudades y finalmente al mundo entero. Hizo suyas las palabras de David: “Dame por guardias la santidad y la integridad…” (Salmos 25:21), y de esta manera dio final a un revelador, y a la vez, alentador mensaje para los hombres presentes en el congreso.

Compartir esta nota: