Conferencia 6: "LA INSENSATEZ DE NABAL"

Para finalizar la segunda jornada del Congreso de Hombres Íntegros ‘17, miles de hombres recibieron Palabra de Dios junto al pastor de la casa, Sergio Belart. La vida, locura y terquedad de Nabal, alejado de Dios, fue parte central de la prédica.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

El pastor Belart tomó el capítulo 25 del libro 1 Samuel para explicar cómo la terquedad, la ceguera de corazón, la avaricia material y la insolencia con las mujeres, puede llevarnos a la muerte. Para ello, desarrolló la vida de Nabal y su esposa Abigail, quien luego de la muerte del primero, fue esposa de David.

De corazón perverso. La historia versa principalmente sobre Nabal, una persona con “actitud cobarde y nerviosa”. David le pide a Nabal ayuda con alimentos, sin embargo Nabal, quien era rico y no le faltaban los mismos, lo ningunea y rechaza por lo que David decide atacarlo. Es su esposa, Abigail, quien frena la ira de David. Luego del episodio, Nabal tiene un ataque al corazón y muere. “¿De qué se asustó? Se asustó de sí mismo, de su necedad, de su insensatez”, explicó el pastor Belart.

La sabiduría de la mujer. La figura de Abigail fue de bendición para frenar el inminente ataque ya que David había emprendido la marcha junto a 400 hombres. Ella, dice la Palabra, era una mujer hermosa y de buen entendimiento. El pastor la describió como “una mujer que reconoce el mundo espiritual, ve en David la unción real sobre él y profetiza sobre él. Una mujer de razonamiento agudo, prudente y paciente”. Fue ella quien frenó a David, ya que Nabal estaba despreocupadamente en una gran fiesta; Abigail, incluso, lo describe frente a David como un “hombre perverso”.

En base a esto, la reflexión giró en torno al perfil de Nabal y cómo hay hogares que se sostienen “por la oración y acción clara de las mujeres”, ya que el hombre desperdicia su vida en la terquedad, necedad y ebriedad. “No hagas daño el propósito que tiene Dios con tu vida, el único que puede abortar lo que Dios tiene para su vida es usted”, exhortó el pastor.

“Nabal es un rebelde sin causa, que sólo piensa en sí mismo, que no tiene una vida en santidad –compartió el pastor y detalló- Nabal es aquel que tiene ojos sin limitaciones, que desnuda con su mirada. Nabal es quien obliga a su mujer a actos vergonzosos. Esconde cosas para pecar tranquilos, esconden la contraseña de los emails, celulares, redes sociales. Tienen redes sociales que nadie sabe o tienen cuentitas en algunos bancos para que no se sepa qué se administra. Son impulsados y arrasados por no haberse definido con claridad. No oran, no escrudiñan las Escrituras, inventan excusas para no congregarse. Su palabra no tiene seriedad”.

Los que son como Nabal “cambian de familia, de religión, de iglesia pero no cambian de equipo de fútbol”, comentó risueño. Asimismo, reflexionó sobre aquellos hombres que “pretenden que la iglesia le crie los hijos cuando él no vive la vida de Cristo en su hogar”. Y agregó que: “Esta es la realidad de muchos hombres”, a lo que sentenció: “Hemos venido hoy para declarar muerte a Nabal”.

Al finalizar la prédica, el pastor compartió: “Los tiempos que vienen necesitan de hombres de carácter”. Hizo énfasis en que podemos compartir una vida de adoración pública, en la iglesia, más bien si no hay cambios, de nada sirve. Una Palabra en el corazón, una iglesia que te pastoree, éstas son las cosas que producen verdaderos cambios. “Si fundamentas tu vida, serás invencible”, exhortó. 

“Vale la pena la integridad, ser de una sola cara, en un mundo que practica la maldad, la perversión”, comentó y alentó que “el nivel de unción y autoridad de los próximos días todavía no lo conocemos. Estoy persuadido que algo poderoso viene para la iglesia. Si buscas a Dios, hay victoria”.

Compartir esta nota: