¿CÓMO ES UNA MUJER ELEGIDA?

Con una palabra fresca de parte del Señor la pastora Noemí Mottesi habló a los corazones de cada mujer. Basó su mensaje en mencionar algunas características que poseen las personas elegidas por Dios.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

La pastora comenzó a predicar con una poderosa declaración: “Aun en el vientre de tu madre has sido engendrada por Dios y verás grandes maravillas”. Explicó a las presentes que, a causa de su identidad divina, tienen la capacidad de avanzar a pesar de las luchas. Al explayarse en este principio, enumeró tres características que toda mujer que ha sido escogida por el Señor lleva en su vida. “¿Cuál es el verdadero perfil de una mujer elegida por Dios?”, preguntó para comenzar a desarrollar la respuesta.

 

1.Una mujer que tiene confianza en sí misma.

En este punto, la pastora enseñó sobre el profundo problema que significa para las mujeres no tener autoestima. “Él nos eligió a nosotros, por eso es tan importante tener confianza en sí misma”, recalcó y les aseguró que su vida vale mucho. Explicó ademas que el valor de la mujer dado por Dios es diferente, porque es verdadero. Por otro lado, recalcó la importancia de pensar en la opinión que el Señor tiene de nosotros y definió a la felicidad como “el estado psicológico en el que nos aceptamos en Cristo Jesús”. Citando Hebreos 12, declaró que no debemos dejar entrar la amargura porque no es saludable que se arraigue en nuestras vidas.

 

2. Una mujer que ora.

Aquí, remarcó que cuando las mujeres oran, algo grande pasa. Agregó que cuando se busca incansablemente la presencia de Dios, algo poderoso sucede y alentó a las mujeres a que perseveren en la búsqueda de su Palabra, que es alimento. A modo de ejemplo, mencionó a la mujer del flujo de sangre, quien padeció durante doce años este azote. “Cuando ella oyó, tomó fuerza aun estando débil”, declaró, alentando a las presentes a que tomen la misma iniciativa. Enfatizó ademas que “la oración es para el alma lo que el oxígeno es para el cuerpo”.

 

3. Una mujer que frente a las luchas no se de por vencida.

Para concluir, la pastora animó a las mujeres a continuar en la lucha por sus sueños y a no quedarse a mitad de camino. Para que cada una reflexione en su corazón, preguntó: “¿Cuál es el azote que te molesta?” y declaró las palabra que encontramos en el libro de Isaías 60: “Levántate y resplandece”.

Compartir esta nota: