ELEGIDAS PARA ELEGIR A OTROS

La mañana de sábado continuó junto a la pastora Gloriana Montero, en donde miles de mujeres recibieron la enseñanza de saber correctamente su identidad en Dios.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

La pastora Gloriana empezó con una oración de gratitud y declaró: “A través de Jesucristo, yo soy hija”. Enseñó a las mujeres que el enemigo siempre va a atacar su identidad como hija de Dios. Hablo luego de cómo educó y educa a su hija, y de cómo las palabras sobre nuestros hijos los definen como personas. Con esto, explicó que debemos hablar correctamente a nuestros hijos, sin descalificarlos, para construir en ellos una identidad correcta. Añadió también que debemos hablar bien de nosotros y definir correctamente lo que Dios dice que somos, y no así lo que el enemigo nos declara, ya que busca desestabilizarnos y mentirnos sobre nuestra identidad. 

Continuó la plenaria y citó Efesios 1: 3 al 5 y declaró que “Dios quiere que el mundo sea salvo” y que cada una ha sido elegida para mostrar esa salvación. Siguió luego con el mensaje y contó su testimonio de cómo el Señor transformó su vida desde pequeña por la fe de su madre luego de la separación con su padre. Declaró a las mujeres que “no hay nada más glorioso que traer a Cristo al hogar”, además les dijo: “Eres elegida para levantar una generación que sirva a Dios”.

“Somos hijas que impactan generaciones para dar gloria a Dios”, señalo la pastora como enseñanza de que Dios nos llama, nos elige y nos capacita para ser instrumentos que manifiesten la gloria del Padre. “Te elegí para ser mía, para ser portadora de mi gracia”, enfatizó con vehemencia.

Prosiguió con la predica y citó Salmos 32: 8 al 9. A raíz de esto declaró que “la diferencia es el corazón tierno que responde a Dios” como punto clave a la hora de responder al llamado de Dios. Oró luego y dijo: “Crea en mi Dios un corazón tierno” e impartió como enseñanza que el Señor nos ama tanto que no puede dejarnos como estamos, en nuestra condición. El Padre en su eterno amor busca darnos nuestra identidad para alcanzar y cumplir Su voluntad en nuestra vida.

Yo te elegí porque también quiero elegir a otros”, afirmó la pastora tras contar un testimonio personal que vivió durante una campaña de evangelización. En el mismo, narró cómo le predicó a un hombre enfermo de la piel en una montaña y que, por haber oído la voz de Dios, Él fue glorificado. Ese hombre que conoció de Cristo empezó a compartir del Evangelio a otros que como él estaban en busca de una respuesta por parte de Dios. Como testimonio de que Dios nos usa para ser partícipes de Su gloria.

“Eres portadora de Su esperanza”, declaró para finalizar la pastora. Luego oró dando gracias a Dios por las bendiciones que Cristo trajo a nuestra vida por medio de la cruz, y por el perdón de aquellas personas que los traicionaron, para que por medio de Jesús se sane ese dolor.

#Elegidas

Compartir esta nota: