DESDE EL COMIENZO, “SOMOS FAMILIA”

Cientos de familias se dieron cita en el auditorio mayor de la iglesia para disfrutar de tres días de capacitación, transferencia divina y celebración al Señor.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Desde el más pequeño al mayor, cada integrante de la familia encontró su espacio entre las filas de asientos que esperaban ser ocupadas. Más importante, el Señor anhelaba a cada uno de sus hijos. A la hora designada, una presentación especial fue la puerta que abrió el evento tan esperado. Decenas de personas, la mayoría parte de “Matrimonios con una Misión”, se presentaron vestidas de payasos. Salieron de entre las sillas, del palco, cada vez más. Se les sumaron algunos mimos en su trayecto hacia al púlpito; todos avanzaron entre la multitud cantando alegres y sonriendo sin miedo. Aparecieron bombos y trompetas. La alegría se contagió a lo largo y ancho del auditorio y, al finalizar la especial puesta en escena, un maestro de ceremonias dio la bienvenida y declaró al unísono con los presentes: “¡Somos familia!”.

A continuación, el pastor Sergio Belart se hizo presente y soltó palabras de bendición a las familias. Además, y como no podía ser de mejor forma, clamó al cielo para declarar oficialmente ante el Padre el comienzo del congreso. “Redimidos”, uno de los grupos de alabanza de la iglesia, guió a los participantes a adorar y alabar a Dios con alegría.

 Los siguientes minutos encontraron arriba del púlpito al pastor y salmista puertorriqueño Jacobo Ramos, quien desarrolla su ministerio en la ciudad de Dallas. Comenzó un conmovedor tiempo de adoración a Dios entonando “Poderoso Dios”. Cada palabra pronunciada incentivó a las familias a sumergirse en un momento de ministración. “Hay algo poderoso que sucede cuando los hijos de Dios se reúnen en la presencia del Todopoderoso. Aquello que era imposible ya no es imposible, aquello que parecía inalcanzable ya no lo es”, dijo convencido. Inmediatamente se unió en un clamor en favor de sanidad, restauración y fortaleza. Continuó entonando “Llévame al madero” y oró para que una pasión renovada se despierte en los corazones. “En la cruz” fue la adoración final, con la que agradeció por la bendición de poder ser hijos.

De esta manera comenzó una nueva edición del Congreso de Matrimonios y Familia. Te invitamos a seguir la trasmisión a través de Radio Amistad 96.9 o por la página web: www.citaconlavida.com.ar

 #SomosFamilia

Compartir esta nota: