TIEMPO DE CONTRATAQUE

El profeta Ronny Oliveira compartió una palabra confrontadora con la verdad de Dios: “¿Cuáles son tus prioridades hoy?”. La importancia de ser familias fuertes en Dios para no ser abatidos en medio de la dificultad, fue el tema principal de la primera conferencia en “Somos Familia”.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Ante un auditorio colmado de personas expectantes y dispuestas, el mensaje fue desafiante y estuvo dirigido a todos aquellos que actualmente atraviesan circunstancias difíciles  dentro de su matrimonio y familia. “La diversidad nos hace ser una familia, el enemigo la bombardea todo el tiempo”, afirmó Oliveira. Sin embargo, dijo que hoy Dios nos habla y dirige a un tiempo de confrontación con las acechanzas del enemigo, donde debemos levantar nuestras voces y decir: “¡Somos Familia!”.

Para introducirnos al momento central de la palabra, el profeta citó el texto situado en 1 Samuel 30:3-8, donde la Biblia narra una perdida irreparable que sufrió el rey David.

A raiz de esto, el pastor explicó que mientras todos entristecían, David se fortalecía en Dios. “Venir a la casa de Dios no es pérdida de tiempo, es recibir fortaleza de nuestro Dios”, exhortó, haciendo referencia a que nadie “tropieza en montañas”, cada tropiezo sucede en “pequeñas piedras”, en adoquines que están mal puestos. Con esto, Oliveira quiso explicar que “nadie se separa después que un hijo muere o alguno tiene cáncer. Los grandes problemas nos fortalecen; son los detalles cotidianos los que nos roban el gozo, el sabor a la vida”.

El rey David, a esa altura de su vida ya había enfrentado a sus oponentes más grandes, había librado sus peores batallas, enseñó el profeta. Es por esto que David decidió, ante la gran angustia que enfrentaba, fortalecerse en Jehová: “Ninguna victoria afuera del hogar justifica una derrota dentro del mismo”, declaró. “Hoy es el día donde lo que tienen la casa no se va a perder, porque el Señor prepara guerreros dentro de ella”, continuó diciendo.

Más adelante, el pastor expresó que “la alegría no es lo que se encuentra alrededor, la alegría es aquello que llevamos dentro porque es Dios quien alegra nuestro corazón”. Prosiguió con su mensaje diciendo que para ser feliz necesitamos que Dios llene nuestro corazón. “No necesitamos más conquistas, necesitamos que Él lo llene todo”, exclamó.

“¿Cuáles son tus prioridades para el día de hoy?”, preguntó a la multitud presente, y prosiguió: “El mejor futuro que puedes dejar para tus hijos, es que sean personas de carácter”.

A continuación, Ronny Oliveira indicó que todo en la vida tiene su tiempo, pero que ahora no es tiempo de llorar, sino que, es tiempo de secarse las lágrimas, agarrar la espada, arremangarse y decirle al diablo: “te equivocaste al entrar a mi casa”. Al decir esto, se dirigió a aquellas madres que perdieron a sus hijos por las drogas, a esposas que perdieron a su esposo por otra mujer, etc.

“¡Es tiempo del contrataque, de no quedarse a llorar!”, exclamó. “Es tiempo de levantar la mirada como un guerrero, ser valiente e ir por la revancha”, animó.

Hacia el final de su mensaje, el conferencista incentivó a los presentes a “marcar su territorio”, delimitar aquella línea que el diablo no puede cruzar. De hacerlo, se encontrará con una persona de Dios y con la familia de Cristo, que es la iglesia. Acto seguido, en un llamado de fe, hizo levantar de sus asientos a los concurrentes; los invitó a trazar una línea imaginaria, marcando el territorio y declarar: “De aquí para acá no pasa, porque la marca de la sangre de Cristo está sobre mi casa, mi familia, mis hijos.”

El pastor nos animó a creer que nos une el poder de la sangre y, que es necesario entender que, si vamos a gastar nuestras fuerzas, debe ser con algo que valga la pena. “¡Hay esperanza todavía! Mientras sigue creyendo en el poder de la palabra de Dios”, exclamó con entusiasmo. “Pase lo que pase jamás te voy a soltar”, invitó Oliveira a todas las familias a decirse tomados de las manos.

Hay momento en la vida que vamos a tener que caminar con quien nos causó el dolor, enseñaba el profeta. Eso significa “madurez”. Esa persona tiene parte de la solución para el problema, terminó explicando.

“Nos vamos a cansar en vano, si no cortamos lo que nos está atando”. ¡Les animo a cortar la soga de aquellas cosas que nos atan y remar por llegar a su mejor momento!, concluyó su mensaje.

Compartir esta nota: