¿CUÁL ES EL PRINCIPAL FUNDAMENTO FAMILIAR?

El pastor Gerardo Ferace compartió un mensaje basado en el evangelio de Mateo: “Por tanto dejará a su padre y a su madre uniéndose a su mujer”. Dios nos hizo hombre y mujer para que se geste nuestra propia familia y así poder crecer, comenzó diciendo en la mañana del sábado.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Remitiéndose a una explicación histórica de la civilización, el pastor explicó que, de 19 civilizaciones que existieron siguiendo una línea de conducta, 16 de ellas fueron en detrimento como sociedad, y esto sucedió cuando se debilitaron como familia.

“Cuando Moisés quiso ver la cara de Dios y no pudo, él le dijo que mirara su espalda. ¿Cómo puede ser esto si Dios no tiene espalda?”, relató Ferace, y enseñó que los rabinos jasídicos interpretan y explican esto como “el lugar donde Dios estuvo, pero ya no está”. Con esto, el pastor nos invitó a disfrutar de la presencia de Dios donde se encuentra y a no quedarnos donde ella ya no se encuentre.

Con el texto citado en el evangelio de Mateo, capítulo 19, el pastor dio inicio a su mensaje. “Vamos a volver al fundamento de lo que es la familia”, expresó. Explicando que pueden ser principios muy básicos, dio a entender que en la sociedad que estamos viviendo no debemos dar nada por sentado, y “si hay algo que necesitamos como familia, como cristianos, es volver a clavar nuestros fundamentos, principios no negociables de lo que es un matrimonio, una familia”, afirmó.

Ferace habló sobre la imperante necesidad de mejores hombres que hagan una mejor sociedad. Es decir, “necesitamos mejores hombres, pero Dios le da al mundo niños, entonces la familia es el lugar donde se genera la sociedad que viene”, explicó y agregó que la familia es la encargada de levantar la nueva generación. Su valor es irremplazable, no se puede sustituir.

Para saber cuál es la base de la familia, el pastor citó al mismo Jesús: “volvamos como fue al principio”. Acto seguido, compartió cinco principios fundamentales para el matrimonio y, en consecuencia, familia:

-       El matrimonio es un compromiso de carácter público, en el cual el hombre daba testimonio de que se emancipaba de su familia y tomaba el rol de esposo. Hoy, se ha comenzado a cuestionar la importancia de tomar compromiso público, “¡qué lástima que no se amen lo suficiente como para arriesgarlo todo!”, exclamó el pastor, ya que “el amor está dispuesto al compromiso”, remató.

-       El matrimonio es un compromiso de carácter heterosexual, “dejará el hombre a su madre y a su padre y se unirá a su mujer”. La heterosexualidad, no es solamente en lo genital, sino que se ve en los roles. Se ha pixelado la imagen paterna, se ha desdibujado la verdadera hombría, el sano desarrollo emocional y psicológico de la identidad sexual de los hijos, significa que ellos tengan que ver en la familia, la diferenciación de roles: que se pueda ver en el esposo la hombría, liderazgo, protección de la familia; en la mujer, la femineidad. Que se pueda ver en la estructura familiar la contención emocional y psicológica para construir una identidad sexual sana, lo que van a ver en sus padres los va a condicionar.

“Necesitamos hombres y mujeres que marquen en su hogar lo que es ser un hombre y una mujer”, exhortó.

-       El matrimonio es un compromiso monogámico. Es para un hombre y una mujer, es un pacto de fidelidad para toda la vida, no hay lugar para nadie más. Preguntó: “¿Cuál es el principal peligro que corre un matrimonio? ¿Cuál es el principal motivo por el cual hoy se divorcian? Si satanás quisiera destruir su matrimonio, ¿por dónde atacaría? ¿Qué experiencia cree que como pareja sería la más difícil de superar? La infidelidad, nadie está inmune a ella”. El pastor se introdujo en las citas bíblicas de proverbios 2:16, 6:24 ,7:21 donde nos explica que tenemos que cuidar nuestras palabras, las conversaciones que iniciamos de manera inocente, pero que llevan a finales que destruyen la familia.

“La infidelidad causa un daño inimaginable. Nunca recorramos el camino cobarde de vivir afuera la aventura que no fuimos capaces de vivir adentro”, enseñó el pastor.

-       El matrimonio es de carácter permanente, es “para siempre”. Es un compromiso tan fuerte, que solo la muerte puede disolverlo. Los matrimonios que triunfan, no son los que nunca han tenido problemas, son los que ante las adversidades han salido adelante. “Lo peor que hay cuando uno compra, es salir a ver vidrieras”, si invirtió allí, de allí sacará frutos, alentó.

Ferace explicó que las nuevas generaciones necesitan saber de qué lado estamos y ser claros. “La marca que le vas a dejar a tus hijos es como te paraste en la vida. Ante situaciones que atraviesen en su matrimonio, van a recordar cómo fueron sus padres ante situaciones similares”, afirmó con vehemencia.

“Tu posición ante la vida, tu manera de posicionarte en el matrimonio, a pesar de todas las dificultades les va a dejar el camino marcado a tus hijos para que no erren”, continuó aseverando el pastor.

-       Finalmente, Jesús definió al matrimonio como “espiritual” diciendo: “por tanto lo que Dios unió, no lo separe el hombre”. Es un compromiso de carácter espiritual. Familia es donde se satisfacen las necesidades espirituales, los padres se convierten en referentes espirituales, personas que a pesar de las limitaciones y problemas sirven al Señor. La familia es el lugar donde se aprende el valor de los principios espirituales, somos los representantes de Dios ante nuestros hijos.

Hacia el final de su mensaje, Ferace enseñó que “el secreto no está en la cantidad de fuerza que hacemos, sino el punto donde nos apoyamos. Nuestro futuro como familia, no depende del esfuerzo que hacemos, sino de donde nos apoyamos. Construir sobre la roca, no sobre nuestra propia prudencia. Ser un ejemplo de fidelidad, servicio y obediencia para nuestra familia. Este es el modelo que Dios nos presenta”.

El pastor nos impulsó a educar a nuestros hijos conforme a la palabra de Dios, formandolos con valores cristianos e instruirlos hacía el desarrollo de una mente sana.

“¡Si apoyamos nuestra familia en estos principios, hay una herencia de bendición para nuestra descendencia!”, concluyó.

Compartir esta nota: