"LUCHA POR TU FAMILIA"

El profeta Ronny Oliveira estuvo a cargo de la segunda conferencia de la mañana del sábado.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

La prédica estuvo basada en la historia que se encuentra en 2 Samuel 6:16-23. En esta porción de la Palabra se narra una discusión entre David y Mical, la hija de Saúl, quien se disgustó con su esposo cuando éste regresaba de haber conseguido una gran victoria. Ante esto, el pastor se preguntó ¿por qué Mical lo despreció?, a lo que respondió: “Porque vio el éxito de David pero no se sintió parte”.

El pastor también se cuestionó de qué le servía al rey haber recuperado la presencia de Dios si no la podía transmitir dentro de su casa. “Todas las veces que un matrimonio no se sienta parte de un propósito, los problemas te van a atacar, pero tienes que aprender a traer a tu familia hacia tu conquista personal”, aseguró. “Ya no habrá éxitos personales  si no que el éxito de uno será el del otro”, declaró también el profeta, quien hizo hincapié en la actitud que tuvo Mical frente a David que había recuperado lo que había perdido.

Por otro lado, el profeta citó el versículo que se encuentra en Efesios 4:26 y señaló que lo que acumulamos termina siendo un problema para nuestra familia. Por el contrario, enseñó que “la humildad es lo que mantiene a una familia de pie”. “Los pequeños detalles de una familia empiezan en la casa” expresó y agregó que “más son las cosas que unen a una familia, que las que la separan”.

Minutos después el profeta Ronny Oliveira profetizó sobre las familias presentes diciendo: “En tu casa no va a haber tragedia y no se va a reproducir en tus hijos lo que viviste, si en el hogar está Cristo, tiene que haber paz”. Luego expresó: “Jamás cambies a una guerrera por una aventurera,” señalando la importancia que tiene una mujer en su familia. Agregó que hay una bendición del cielo que es la bendición matrimonial.

Para finalizar, el pastor profetizó diciendo: “Si tienes una promesa de Dios, lucha por ella, lo que Dios dice el hombre no puede decir lo contrario”. Agregó que hay un pecado que transforma la familia y es la insatisfacción  y luego declaró que “no va a haber matrimonios de reemplazo ni de sustitución, si no matrimonios de reformas”. Miles de familias presentes decidieron entregarse a Dios como una herramienta poderosa en sus manos  y luchar por su propósito.

Compartir esta nota: