HOMBRES ÍNTEGROS: PLENOS EN DIOS

La segunda conferencia de la tarde del sábado fue dirigida por el pastor Sergio Belart. A través del mensaje, los hombres entendieron que se puede vivir en la plenitud de Dios y que tiene un potencial extraordinario que necesita ver la luz.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

El pastor centró su mensaje en Éxodo 2, capítulo de la Biblia que relata el gran propósito que Dios tuvo con Moisés desde su nacimiento. Ahora bien, el problema que tenía Egipto era la multiplicación acelerada del pueblo de Israel. Este crecimiento -explicó- despertó el odio y la desconfianza, lo que llevó a que fueran oprimidos. “Hoy la idea es que no vivamos en plenitud”, señaló, haciendo referencia a que los tiempos actuales no difieren tanto de aquellos que relata la Palabra.

Continuando con la historia, el pastor rescató que “Dios se compadece con el dolor de la gente”. Rescatando los versículos 24 y 25, señaló que el Señor se acordó del pacto que había hecho con ellos. Los miró y los reconoció: oyó su clamor. De la misma forma -aseguró- el Señor lo sigue haciendo con nosotros. Declaró además que Él está levantando un nuevo modelo de hombres para generar un nuevo modelo de familia: hombres -como Moisés- libertadores para su generación.

Por otro lado, mencionó que los israelitas se cansaron de vivir oprimidos y de que no los dejaran crecer. A raíz de esto, el pastor enseñó que “nada bueno surge de la apatía y la indiferencia”, ya que tuvo que existir alguien que diera el primer paso para que ese calvario terminara. Algo en lo que el pastor se enfocó, es que el principal problema para el sistema era la multiplicación del pueblo. El mismo sistema es el que continúa rompiendo lo que el Señor ha establecido y distorsiona los planes divinos. En medio de un momento de opresión fatal Dios levantó a un hombre -recalcó- y los levanta ahora, porque sabe que pueden cambiar la historia de sus familias.

Continuando con el mensaje, el pastor mencionó que ante el llamado de Dios, Moisés se cuestionó y dudó, no de aquél que lo había llamado, sino de él mismo. Se centró en sus falencias, se vio incapaz. Sin embargo, Dios tiene esa capacidad de declarar cosas en las vidas de las personas que no son verdad, pero al momento en que esa palabra es declarada, comienza a ser una realidad en cada vida. “Por esa palabra las cadenas se rompen”, aseguró.

También recalcó que en Moisés la vara fue suficiente para mostrar la gloria de Dios, aunque era lo único que tenía en la mano. A raíz de esto, preguntó a los hombres: “¿Qué tienes en la mano?”, y respondió que para enfrentar el futuro tenemos vida. A la vida -explicó- la medimos con nuestro tiempo (chronos), pero más importante es movernosy obedecer en el tiempo Kairos de Dios, porque “obedencia trae bendición”.

Ya para finalizar, el pastor contó que el pequeño Moisés fue protegido por el Señor cuando su madre lo depositó en el Río Nilo. De la misma manera -declaró- “el propósito que llevas dentro va a ser protegido”. Además, le declaró a cada hombre que Dios los quiere restaurar porque hombres restaurados producen familias restauradas y continuó: “Hay un designio de Dios sobre tu vida. Vas a producir cambio y transformación. Serás instrumento de bendición. Dios te va a cuidar, te va a proteger. Dentro de ti hay dones y capacidades que serán para glorificar al Señor. Vendrá dinamismo de Dios a tu vida ¡Te vas a levantar!”



Compartir esta nota: