EN TU BOCA HAY PALABRAS DE VIDA

Fuimos deleitados, de la mano de Emir Sensini en la noche del sábado, con temas de su amplia discografía como “Yo soy libre”, “Gracia sublime”, “Que tu espíritu descienda” y “En lo secreto”, entre otros. A continuación, durante la sexta conferencia a cargo del salmista aprendimos sobre la importancia de cuidar nuestras palabras para poder trasmitir los frutos del Espíritu con nuestra boca. La noche culminó con un poderoso altar de adoración a nuestro Dios.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

El salmista rosarino inició su participación con varios temas de su vasto repertorio alabando con gran exaltación el nombre de Dios. “Alegraos, oh justos en Jehová, en los íntegros es hermosa la alabanza”; citó con júbilo el Salmo 33:1, mientras cantaba.

Emir siguió interpretando alabanzas como: “Yo soy libre”; “Gracia sublime”; y adoraciones a Jehová como: “Con mis labios y mi vida”; “Eres mi pensamiento” y “Mirarte solo a ti”.

En seguida, el salmista explicó a los hombres, que escuchaban atentamente, que existe un poder en la intimidad con Dios, queriendo significar que la intimidad provoca que conozcamos su corazón, sus planes, sus designios, en pocas y poderosas palabras: “El Señor te prepara para vivir el plan que diseñó para ti”, alentó.   

Al instante, declaró con ímpetu que la intimidad con Dios nos lleva directa e ineludiblemente a vivir sus promesas. Luego de pronunciadas estas palabras comenzó a interpretar “En lo secreto”, llevando a la multitud presente a adorar fervientemente la presencia del Padre.

Más tarde, Emir expresó que la palabra de Dios nos lleva a adoptar nuestra identidad de hijo, nos da seguridad de que el Padre está con nosotros: “no estás solo”, exclamó. Continuó enseñando que La Biblia nos habla sobre las aflicciones que sufriremos en este mundo, pero que estemos confiados, venceremos al mundo (Juan 16:33).

Sensini ilustró mediante la Palabra que nuestra lengua declara vida o muerte (Proverbios 18:21) y que, en ocasiones, hemos dicho cosas que no queríamos decir, “de lo que abunda en nuestro corazón habla la boca”, completó.

Acto seguido, enunció una serie de dichos populares en nuestro país queriendo expresar que los refranes van pasando de generación en generación, otorgando importancia o identificación con una situación particular experimentada. Continuó su explicación con un ejemplo bíblico, el refrán expresado en este capítulo (Ezequiel 18: 1-4): “Los padres la hacen, los hijos la pagan”, era repetido en Israel una y otra vez y enseñó que Jehová les reprendió diciendo que nunca más esto debería ser así entre su pueblo.

“Estás aquí en esta noche para entender que Dios tiene un propósito con tu vida, no se volverán a repetir en tu generación las maldiciones del pasado. En tu casa va a haber palabra de vida atesorada en el corazón”, declaró el salmista con autoridad. “Es un tiempo de nuevos comienzos. Te conviertes en un padre que declara bendición para la vida de sus hijos. Un padre con visión. Dios, tu Padre Celestial declara sobre ti un destino de gloria que ya planifiqué para ti”, terminó semejante declaración de fe.

¡En tu boca hay una gran responsabilidad, ese es un hombre íntegro y pleno!, exclamó Sensini.

Siguió diciendo que es tiempo de proponernos a estudiar la palabra de Dios, para aprender a declarar vida y ser de influencia para quienes nos rodean. Es tiempo, prosiguió, de que soltemos de nuestros labios el poder para bendecir a las personas, “Dios usará tu boca para hacer un milagro” manifestó.

En adoración al Padre todo el auditorio entonó a viva voz “yo sé quién, soy tu hijo, tengo identidad, soy amado, por ti soy amado, he sido restaurado”, dando apertura a un precioso altar de ministración de la presencia del espíritu de Dios.

Junto a su papá, el pastor Oscar Sensini, Emir concluyó su participación en la noche de “Íntegros” invitando a todos los padres, hijos y esposos presentes a que cuando volvieran a sus hogares, puedan soltar una palabra de perdón y arrepentimiento para que las puertas de bendición se habrán sobre sus familias.

“Solamente en un corazón quebrantado Dios puede obrar”, finalizó el sábado de Hombres en Plenitud.

¡Te esperamos mañana, en el día de la familia, para seguir disfrutando del Congreso de Hombres!

Compartir esta nota: