HOMBRE ÍNTEGRO, SERÁS TRANSFORMADO

El pastor Carlos Belart fue quien dirigió el primer mensaje de la mañana. Basándose en la vida de Saúl, compartió una reflexión orientada a la transformación que los participantes del congreso van a experimentar.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

El auditorio, repleto una vez más, recibió a la familia completa en el tercer y último día del Congreso de Hombres Íntegros. Previo a la predicación de la Palabra, el salmista Emir Sensini compartió algunas de sus canciones, y de manera especial, hizo un repaso por algunos de los himnos que marcaron su infancia.

Ya para comenzar el mensaje, el pastor se situó en 1 Samuel 9, capítulo que describe el recorrido de Saúl hasta ser ungido rey de Israel. El protagonista de esta historia -enseñó- en sus comienzos tenía un problema: se le había perdido algo. Habían extraviado unas asnas de su padre. Saúl, entonces salió a buscar. Aquí, el pastor recalcó la importancia de salir a buscar, de trabajar en pos de un objetivo, de resolver el problema que se presenta.

Ahora bien, en medio de la búsqueda, el criado que acompañaba a Saúl mencionó: “...he aquí ahora hay en esta ciudad un varón de Dios, que es hombre insigne; todo lo que él dice acontece sin falta. Vamos, pues, allá; quizá nos dará algún indicio acerca del objeto por el cual emprendimos nuestro camino” (1 Samuel 9:6). La Biblia relata que fueron hacia el profeta sin dudarlo. Una vez con él -relató el pastor- Samuel le declaró que no se preocupara por las asnas perdidas y  le habló acerca de su futuro glorioso.

A continuación, el pastor leyó: “Entonces Samuel tomó a Saúl y a su criado, los introdujo a la sala, y les dio lugar a la cabecera de los convidados, que eran unos treinta hombres” (1 Samuel 9:22). Con esto, recalcó que hay que saber elegir las compañías, las personas que nos rodean, porque éstas nos pueden posicionar en lugares de privilegio. “Con quien te juntes y a donde te sientas determina tu futuro -dijo el pastor-, por eso comió la mejor parte”. Además, afirmó que Saúl iba a ser transformado en un nuevo hombre, iba a entrar a un tiempo de maduréz. “Lo mismo te va a pasar a vos”, declaró.

“La hombría se determina por las convicciones que tenés, por tu obediencia a Dios”, dijo el pastor y agregó que Saul salió a buscar a las asnas y se topó con una corona. “Los pequeños esfuerzos te van a coronar”, afirmó y dijo que este es el tiempo que estaba reservado para que una transformación se geste es los corazones de cada uno. Saul fue quien inauguró la monarquía hebrea -explicó y declaró- “hoy se te va a ungir como rey y sacerdote, para que poseas tu tierra que es tu familia”.

Para finalizar, el pastor leyó el siguiente capítulo (1 Samuel 10). En él, la Biblia relata que el profeta le dice a Saúl que siga adelante cuando se acerque a la tumba de Raquel. Debía pasar el momento de dolor. “Cuando llegues al lugar que te hizo llorar, sigue adelante”, alentó el pastor y concluyó: “Seras mudado en otro hombre, tu corazón será cambiado”.

 

Compartir esta nota: