Cita con la Vida :: TIEMPO DE PROCESOS

TIEMPO DE PROCESOS

La casa de Dios se llenó de alegría en la tarde del domingo. Disfrutamos de una preciosa jornada de alabanza junto al grupo “Sama”. Luego el Coro de Hombres deleitó a todos los creyentes interpretando canciones como “Por amor” y el bello himno “Cuán grande es Él”. La novena conferencia fue brindada por el pastor Javier Plaza, que nos visita desde Manresa, España, nos habló sobre la importancia de respetar los procesos.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

La apertura de este tercer día de bendición en “Íntegros” estuvo a cargo del grupo “Sama” que nos llevó a alabar el nombre de Dios con temas como: En el nombre de Jesús” y “Hay libertad”. Siguió, en el mismo espíritu gozoso, el Coro de Hombres entonando “Por amor”, “En la cruz” y “Cuán grande es Él”.

A continuación, vivimos un tiempo enseñanza junto al pastor Javier Plaza que nos habló sobre la importancia de respetar los procesos en que Dios nos introduce para cumplir su voluntad.  

El pastor comenzó afirmando que somos personas de procesos y que, son ellos los que nos llevan a vivir en plenitud. “La Biblia expresa que este concepto tiene que ver con algo que se llena, y más aún tiene que ver con el “tiempo”; por ejemplo, la Creación alcanzó su plenitud en el séptimo día”, ilustró.

“Somos como una semilla”, dijo Plaza. Queriendo enseñar con ello que cuando nos sembramos en un propósito podemos alcanzar nuestro máximo, es decir, ir de menos a más.

El pastor misionero, continuó explicando que cuando hablamos de procesos, hablamos de pequeños tiempos dentro de un tiempo determinado en el que lograremos alcanzar nuestro máximo desarrollo. El apóstol Pablo, señaló, decía en Filipenses 1:6 “(…) el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.”, es decir, cada proceso se prolongará por el resto de nuestra vida, teniendo así, la oportunidad de aprender a cada paso.

“Esos procesos se encuentran relacionados a una o varias áreas determinadas de nuestras vidas”, afirmó el pastor. Es por esto, explicó luego, que debemos estar atentos a la voz de Dios.

Más adelante, Plaza motivó a los presentes a creer que Dios ya predeterminó las conexiones correctas, lo que nos queda es caminar en el proceso de la manera adecuada. “Se puede vivir en plenitud”, exclamó, y agregó, tres cosas puntuales que trasmitiría hoy:

1-    Saber conducirse en los procesos: nuestro comportamiento lo afecta directamente, para mejorarlo o demorarlo, manifestó el pastor y añadió, “muchas veces nos encontramos atrapados entre la oración y respuesta, su conexión es la acción”. Por eso, explicó que la obediencia es un factor importante en este punto, estar atentos a lo que Dios nos habla.

 

2-    En los procesos tendrás todo lo que necesitas para alcanzar tu máximo: “la provisión de Dios ya fue hecha”, afirmó y continuó: “Las luchas vendrán, pero los ángeles de Dios acampan a tu alrededor. No le tengas miedo a lo que enfrentarás”. Siguió ilustrando su enseñanza con el pasaje de la Biblia en Marcos 4, donde Jesús desafía a sus discípulos, les hace entender que “está en la barca”. Declaró con autoridad: “Jesús está presente en tus proyectos, y porque creíste en él, van a suceder”.

 

3-    Ya hay un día de tu vida que está determinado para que vivas en plenitud: cuando comenzamos a “decirnos cosas”, actuamos bajo nuestras propias fuerzas y no bajo la voluntad de Dios, exhortó Plaza. Es por eso, que hay que esperar el tiempo indicado, siguió hablando. “Cuando obramos fuera de tiempo, no fluye la bendición; el Señor indicó un tiempo señalado, y el proceso va a resultar bien”, concluyó.

 

Hacía el final de su mensaje, el pastor desafió a la multitud presente a tener un “comportamiento profético”, como lo indica el texto de 1 Samuel 17:33-34, a modo de ilustración, “debes comenzar a comportarte como lo que quieres ser”, alentó. “Hay destino de Dios en tu vida”, completó diciendo.

“¡Avancemos en el propósito, nos esperan tiempos de plenitud!”, exclamó el pastor con voz de júbilo, invitando a todas las personas a tener fe en las promesas de Dios para sus vidas.

Compartir esta nota: