LA PALABRA DE DIOS HACE FAMILIAS FUERTES

Los pastores Máximo y Alicia Pérez Rosa se encargaron de la última prédica de esta mañana de congreso.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Para finalizar el bloque de la mañana, los pastores que desarrollan su ministerio en la ciudad de Villa María compartieron una palabra que animó a los presentes a constituir familias fuertes.

La prédica estuvo organizada de tal manera que ambos pastores pudieron exponer el tema y se complementaron. Primero, el pastor Máximo aseguró que no estamos en tiempos de temer, sino que estamos en tiempos de manifestar la gloria de Dios es nosotros. También dijo que si algo vamos a ver en este tiempo, es que las familias que ha edificado el Señor, no van a caer. Por su parte, la pastora declaró que la familia es el recurso de Dios para expandir su gloria en la tierra, y por ende, un diseño divino siempre será atacado. “Cuando una familia no conoce su estructura nunca va a poder funcionar como Dios quiere”, aseguró.

A continuación, se centraron en dos versículos:
1) Eclesiastés 8:11, desde donde explicaron que cuando buscamos a Dios como juez entramos en otro nivel de autoridad. “Use los recursos que Dios les dejó”, exhortó.
2) Proverbios 8:22, usaron para decir que hay padres que hoy pierden a sus hijos y no saben tener las herramientas necesarias para poder instruir, porque no saben quiénes son. Sin embargo, Dios tiene siempre un plan para lo que Él creó. “Usted va a recuperar lo que ha perdido, las familias van a volver a ser restauradas”, aseguró la pastora.

Por otro lado, explicó que la estructura femenina es diferente a la de los hombres. Por eso debemos comunicarnos el uno con el otro, para descubrir nuestras estructuras.  En tanto, el pastor dijo que “ayuda idónea no es lo mismo que secretaria eficiente”, sino que ayuda idónea significa complemento necesario, esto mismo es el matrimonio. Entendiendo esto, animó a instruir a los hijos respecto al matrimonio y al casamiento, ya que para construir familias fuertes hay que enseñarles a buscar un complemento.

Continuando con la prédica, la pastora aseguró: “Si pones a Dios como centro principal en su familia usted va a tener un diseño perfecto”. También explicó que el enemigo busca sacar a Dios como centro sobre la familia y que el patriarcado es un diseño de Dios de una generación a la que debemos enseñarles a soñar. Con respecto a esto, dijo que cuando hay una mujer feliz es porque hay un hombre que sabe cuál es su identidad como hombre; los patriarcas son los padres de las generaciones de Dios.
El pastor también agregó que los hogares se construyen débiles para caerse después, cuando los padres confunden las revelaciones que Dios les da. “Lo que no se entiende muchas veces es por estructuras que están arraigadas de años” -dijo y agregó- “cuando uno tiene información incorrecta, los hogares se pueden venir abajo”. Sin embargo, aunque a veces nos confundimos y a veces nos equivocamos, los matrimonios tienen la oportunidad de volver a construir lo que Dios un día formó. A esto, la pastora agregó: “Para eso se necesitan mujeres de guerra”.

Para finalizar, declararon que en este tiempo podemos aplastar todo lo que se levante contra las familias. “Necesitamos hombres que manifiesten la gloria de Dios”, dijo el pastor y explicó que esto se hace cuando se discípula a los hijos con la palabra. “¡Nunca dejemos de discipular a nuestros hijos desde pequeños, porque si usted sirve a Dios, Él se va a ocupar de tu casa. Solo la palabra de Dios va a hacer a una familia fuerte!”, terminaron.

Compartir esta nota: