EN BÚSQUEDA DE LA FAMILIA PERFECTA

En la mañana del tercer día del Congreso de matrimonios y familia, los presentes pudieron disfrutar de una presentación especial, llevada a cabo por el grupo de arte de la iglesia.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

El pastor Gerardo Grosso fue el encargado de presentar la obra de teatro, que se tituló “En búsqueda de la familia perfecta”. En primer lugar, la puesta en escena buscó impactar y reflejar en los corazones cuán importante es que los padres enseñen a sus hijos a tener una buena conducta  en cada accionar. También animó a que siempre tengan presente que la obediencia agrada al corazón de nuestro Padre.

En otras palabras, la obra ilustró que obediencia significa lo que las Escrituras expresan en Efesios 6:1-2: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa”.


La presentación giró en torno a la historia de dos hijos que buscaban quiénes podían ser sus   padres perfectos. Pensaban en cómo serian sus vidas si los padres de sus amigos los tratarán con el mismo amor que a sus hijos. Buscaban su contención, su amor, respeto, su abrazo y no lo material, si no su dedicación. Sin embargo, el pensamiento de los dos hermanos fue el mismo: a pesar de cada circunstancia ellos seguiría eligiendo a sus padres siempre.


El padre de la obra expresó: “Porque somos papá y mamá que por la gracia de Dios, Él nos ha enseñado cada día a ser padres para ustedes”, refiriéndose a sus hijos. También dijo que cada papá y mamá tiene un púlpito en casa, en donde el primero es pastor y la segunda es ayuda idónea.

El mensaje de la obra conmovió a las familias presentes y dejó la valiosa lección de cuida  nuestra primera iglesia: nuestra casa.

Compartir esta nota: