IDENTIDAD DIVINA EN DIOS

Los pastores Gerardo y Gladys Grosso fueron los encargados de compartir la segunda plenaria de el último día de “Construyendo familias fuertes”.

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Para comenzar, los pastores que se turnaron para exponer esta plenaria, lanzaron una pregunta a las familias: “¿Qué identidad tenemos en Dios?”. Explicaron entonces que en primer lugar tenemos identidad como personas y pertenecemos a una familia que nos enseña tres cosas fundamentales: quién soy, hacia dónde voy y qué es lo que quiero decir.

A continuación, la pastora destacó que nuestro  nombre marca nuestro carácter y nos hace saber de qué y cómo estamos hechos. “Nuestro nombre es único e intransferible”, declaró. Por otro lado, nos introdujo a una reflexión. Habló sobre un árbol, que por su propia inseguridad no sabía qué tipo de árbol era. Entonces, hablando con otro árbol, le dijo: “Tu problema no es grave, te voy a dar una solución, tenés que ser vos mismo, escuchar tu voz interior”. Así finalmente pudo encontrar su identidad, siendo él mismo.

Al mismo, tiempo el pastor acompañó a su esposa en la palabra y remarcó: “Tenemos que ayudar a nuestros hijos a construir una nueva identidad en Dios”. También rescató lo lindo que es saber que Dios nos abraza con su amor siendo sus hijos y que cuando hablamos con nuestro Padre Él está atento escuchándolos. “Porque cuando tenemos un tiempo de conversación con Papá Dios somos todos iguales para Él”, agregó.

A continuación, el pastor aseguró que es importante que conozcamos quién es Dios, y  citó las palabras de Jesús: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25). “En este versículo identificamos que Dios nos dio una vida eterna en Él”, declaró.

Para finalizar, explicaron que a través de nuestra identidad  espiritual nos fortalecemos día día con el acompañamiento de la palabra de Dios. Y por último citaron el versículo de Juan 1:12, que nos expresa: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

Compartir esta nota: