Congreso de Hombres 2011: Hombres apasionados por Jesucristo

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Formando "Hombres apasionados por Jesucristo"

Tres días de trato de Dios a cada uno de los hombres fue lo que vivimos en el congreso durante el fin de semana. Sobre finanzas, hombría y enfocadas a nuestra relación con Dios y familia, oradores de distintos lugares del mundo y de nuestra casa desarrollaron las conferencias que nos bendijeron durante el Congreso internacional de hombres.

Viernes 25

A las 19:30 empezó todo. El pastor Carlos Belart dio la bienvenida mientras compartía palabras alusivas a la hombría y a lo que sería el Congreso de hombres.

Después, el grupo Sama puso el ritmo de la música cordobesa en la noche del evento. Más tarde y con los clásicos que lo destacan, el pastor Adrián Juniors repasó algunas de sus canciones más conocidas en un tiempo de ministración.

El doctor Andrés Panasiuk siguió y expuso la primera conferencia de la noche. Refiriéndose a los métodos correctos, disertó sobre finanzas, destacando el ahorro, la buena administración y la ruptura del pensamiento latinoamericano del "empeñar los bienes que tenemos" y someter nuestros recursos a un correcto uso y cuidado bajo la voluntad de Dios.

Pasada la conferencia, se dio un tiempo de ministración. Luego, los hombres, con sus familias, en muchos casos (porque la fiesta inaugural era libre para toda la familia), se retiraron bendecidos por los temas tratados y con ganas de seguir recibiendo del Señor durante los días siguientes.

El auditorio, estuvo casi lleno.

Sábado 26

A las 09:30 se abrieron las puertas. Mientras entraban los hombres, en el auditorio se ultimaban detalles. A las 10, el grupo Sama ministró la alabanza.

Luego, Adrián Juniors destacó tres cualidades en un líder. Hombres fieles, que se dediquen fielmente al ministerio que pertenecen y que manejan sabiamente el dinero, señaló el pastor.

En la tercera conferencia, después de un breve receso, Andrés Panasiuk dio siete principios para la prosperidad. Escuchar el consejo de la mujer, tomar buenas decisiones (decidir ser feliz, por ejemplo), ser pacientes, ahorradores, íntegros y honrados, compasivos y dominarnos a nosotros mismos, estuvieron entre los puntos más destacados del mensaje.

Por la tarde, después de la música, el apóstol Carlos Belart, compartió la cuarta conferencia. En un mensaje que se tituló "Casa grande", el pastor del ministerio Cita con la Vida, habló de un texto de 2da. de Timoteo y dijo que en una casa grande son todos importantes y que las decisiones de cada uno de los miembros son importantes y que tienen consecuencias. "Decisiones buenas, consecuencias buenas..."entre otras, acotó.

El pastor Víctor Doroschuk, de una hermosa iglesia en San Rafael, Mendoza, desarrolló la conferencia siguiente. En medio de experiencias vividas y de testimonios de la obra de Dios en su vida, familia e iglesia, compartió un mensaje en el que motivó entre otros, a la perseverancia y el compromiso con la obra de Dios como un gran cuerpo y no priorizando los deseos personales antes que los del Señor.

A la tarde-noche y con la presencia de hombres adultos y jóvenes que se sumaron en un auditorio colmado de gente, Majestad cantó en la alabanza y luego, una de las jóvenes de nuestra iglesia presentó una canción de adoración creada especialmente para el congreso. El pastor Sergio Belart, luego, presentó a quien compartió el último mensaje del segundo día: Joaquín Molina. El predicador, habló sobre los nuevos cristianos y sintetizó a modo de explicación cada una de las etapas por las que pasa el nuevo creyente hasta estar firme en el camino de Dios. En el mensaje, dio estos principios para explicar a los cristianos más antiguos sobre el trato correcto que deben dar a quienes por primera vez llegan a la presencia de Dios.

Domingo 27

Las reuniones habituales de los domingos, se desarrollaron desde las 10 de la mañana. Media hora antes, entraron las familias. Con entrada libre y gratuita, cientos de familias llegaron sedientas a seguir buscando del Señor.

El grupo Shekinah, nos deleitó en la alabanza. Luego, Adrián Juniors siguió con la ministración y el pastor Máximo Pé Rosa, oró por las misiones. Lo último, fue muy emotivo. Cada semana, la iglesia ora por un país distinto pidiendo que Dios bendiga toda la tierra y el 27, fue el turno de Argentina, nuestro país. Por eso, todos nos unimos en un tiempo especial para pedirle al Señor que bendiga esta nación. Lo mismo sucedió a la tarde y a la noche.

"Dios busca al hombre", dijo el pastor Sergio Belart en un mensaje que se basó en una de las lecturas del libro de Génesis, de la Biblia en la que Dios llamó al hombre, preguntándole donde estaba después de haberse escondido por la vergüenza provocada por el pecado que había cometido. "A pesar de sus limitaciones y errores, Dios busca al hombre y le sana el estima", siguió diciendo el pastor.

La iglesia estaba llena el domingo a la mañana. Después de la palabra, un tiempo de ministración. Después, receso.

A la tarde, desde las 17, siguió el evento que bendijo a miles de hombres y después, a las 19:30, siguió desarrollándose de manera simultá en los dos auditorios; el de Salta 257 y el de Buchardo 865, ambos en la zona céntrica de Córdoba. Además, por televisión ví internet y a travé de Radio Amistad, se transmitió la totalidad del congreso con una amplia respuesta por parte de la gente de Argentina y de otros paí que por la distancia no pudieron concurrir.

En Buchardo 865, el pastor Carlos Belart presentó a quien compartió la última conferencia: Víctor Doroschuk. Este último, dio un mensaje revelador sobre distintos acontecimientos sobre la relació de Dios y el clamor que debemos emplear para obtener mejores resultados en nuestras vidas. El mensaje, además, estuvo cargado de enseñanzas y principios muy importantes y necesarios para nuestras vidas.

Y así concluyó el Congreso internacional de hombres. Un tiempo muy especial en el que la iglesia Cita con la Vida sembró para formar verdaderos hombres apasionados por Jesucristo, como declaraba el lema del evento.

Compartir esta página: