Congreso de Hombres 2013

  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal
  • imgGal

Máximo Pérez Rosa y Rodolfo Pronesti predicaron en las últimas conferencias del Congreso. Adrián Juniors dio el concierto. El pastor Carlos Belart ministró la reunión.

Con la novena y décima conferencia terminó el Congreso de Hombres. Una gran fiesta en la que hombres de Córdoba y de otros puntos de Argentina, invirtieron su tiempo para aprender más de Dios y para consagrar su vida al Señor.

El pastor Máximo Pérez Rosa predicó durante la tarde del domingo 19 de mayo. 1 Cor. 11 y Hechos 26 fueron las citas escogidas para desarrollar la novena conferencia del evento.

“El hombre y la mujer tienen diferentes funciones en la familia que deben cumplir”, señaló. “Si la familia no funciona, desde la base, la iglesia no podrá ser poderosa”, siguió.

“Debo tener un sentido del deber, Pablo lo tenía. Una pequeña acción empieza a generar grandes cambios, sumada a otras acciones. Debo ocuparme en lo que necesitamos: un sentido de ocupación”, destacó el pastor en la enseñanza. “Toda revelación tiene un propósito, Dios nos quiere poner por ministros”, explicó el predicador sobre el texto bíblico de Hechos 26:16.

Para terminar, exhortó a los hombres y dijo que “somos exageradamente violentos para no callar, para conquistar y para avanzar en la voluntad de Dios”.

Tercer bloque

En el tercer bloque del domingo, después de alabanza, adoración, presentaciones especiales y la oración que ministró el pastor Carlos Belart, Rodolfo Pronesti predicó en la última conferencia sobre las enseñanzas de la Biblia y dijo que “la Biblia es el mapa de la prosperidad”.

“No hay reyes sin tesoro, hay un tesoro con mi nombre en el cielo. Solo está esperando que lo haga descender”, reveló sobre Génesis 1:27.

 “Somos el árbol que va a contener todos los frutos que Dios nos va a dar. Cita con la Vida va a crecer porque sos un árbol que da frutos”, terminó resaltando el pastor, entre tantas enseñanzas.

Después del mensaje, miles de personas participaron de la Santa Cena del Señor y recordaron el acto de amor tan grande que hizo Dios por la humanidad al morir en la cruz, como muestra de amor.

Terminada la ceremonia, la iglesia se retiró bendecida y desafiada por tres días de siembra y palabras de bendición que tuvieron como objetivo inspirar a los hombres a levantarse y cumplir el propósito que Dios tiene para sus vidas.

Compartir esta página: